Cuando las parejas toman la decisión de separarse o divorciarse, se enfrentan a un proceso de duelo que en la mayoría de los casos genera dolor emocional y trae consigo molestias físicas y emocionales.
Existen divorcios que se realizan con mucha más calma, comprensión y facilidad que otros; eso depende del tipo de relación que se mantuvo, los años de convivencia, además de los recursos emocionales y sociales.
¿Qué ocurre con los hijos cuando un matrimonio se rompe?

Hoy en día es frecuente atender en consulta casos relacionados con el Trastorno de Déficit Atencional e Hiperactividad, y los padres suelen estar angustiados porque años atrás no se escuchaba hablar de este término como sucede en la actualidad; razón por la cual, en ocasiones, no saben cómo gestionar bien este tipo de casos.

Las relaciones de pareja suelen ser complicadas. Al comienzo del noviazgo, todo es de color de rosa, los químicos del enamoramiento están en pleno festín y nos sentimos invadidos por sentimientos positivos. Sin embargo, y dependiendo de algunas circunstancias que intentaremos explicar, es habitual ver como muchas parejas se degradan e incluso llegan a romperse por un problema de lo más común: los celos.